Máscaras y esculturas
Museo ROLANDO TORO ARANEDA

 

Los muertos no están muertos

Escucha con frecuencia
más que a las cosas, a los seres.
La voz del Fuego se comprende.
Escucha la voz del Agua.
Escucha en el viento
la floresta que solloza
y la respiración de los antepasados.
Aquellos que están muertos
no han partido jamás:
están en la sombra que se
esfuma y vigila.
Los muertos no están bajo la Tierra
están en el árbol que tiembla,
están en el bosque que gime,
están en el agua que fluye,
están en el agua que duerme,
están en la choza, están en
medio de la muchedumbre.
Los muertos no están muertos.

Birago Diop

 

África
Máscaras y esculturas

 

Sobre la colección

La colección de máscaras y esculturas africanas, así como algunas de origen afrobrasilero, europeo y latino americano, es producto del entusiasmo y la devoción del Profesor Rolando Toro Araneda, quien las ha recolectado en sus viajes por África y tambien en Europa a traves de inmigrantes africanos. Otras han sido adquiridas en Italia, Francia y America.

Las obras expuestas son auténticas, originarias de distintas regiones de África: Costa de Marfil, Senegal, Tanzania, Benin, Zaire, Dogon, Camerún, Gabón, Gana Senegal y Tunicia.

Las obras afro-brasileras expuestas han sido realizadas por el genial escultor Otavio Francisco dos Santos, de Bahía (Brasil), quien ha continuado la tradición artística africana con profunda vocación por sus orígenes.

Nuestro país se enorgullece de ofrecer la oportunidad de conectarse sensiblemente con el Arte Primordial y poder asomarse, a través de las máscaras y esculturas africanas, por esta ventana para mirar el Universo.

 

 

Hacia una Estética Africana

Rolando Toro Araneda

El Arte Africano tiene su génesis en la vivencia y no en la percepción visual y espacial. Las obras artísticas son expresiones de un modo de sentir el mundo, con toda su vitalidad y su misterio.

Existe una diferencia esencial entre el Arte Africano y el Arte Occidental. Se plantea así la posibilidad de una Estética del Arte Primordial.

El Arte Africano es producto de la función creativa humana en su condición más pura.

Sin descalificar el sentido del Arte Occidental, frecuentemente genial, es interesante observar que su característica más general es el formalismo.

Aunque se trate de impugnar el sentido lógico-racional de nuestra cultura tradicional o transgredir los hábitos visuales y convencionales mediante el caos, la contestación política y el diseño computacional, el Arte Occidental es formalista, intelectual y óptico, basado en la sensibilidad respecto a relaciones espaciales, a la “construcción” de artefactos, a la indagación ética o metafísica

Sostener que el Arte Africano tiene la inocencia de lo primitivo y que es una importante expresión de las tradiciones étnicas es extremadamente reductivo. El Arte Africano posee una elaboración creativa y estética del más alto nivel y un valor permanente.

La pureza de las formas, la abstracción, la fuerza expresiva, la consistencia de las estructuras, el ritmo, la armonía global, el equilibrio, la potencia de volúmenes y la cualidad óptica son características que dan categoría estética al Arte Africano. El artista crea el espacio-tiempo numinoso y produce una especie de estructura de eternidad arquetípica.

La visión del mundo de estos grupos étnicos africanos, a pesar de su progresiva contaminación con la visión occidental, conserva una morfología maravillosa, un gesto global con unidad de sentido. El artista africano quiere representar siempre en sus obras los atributos del espíritu.

Su percepción del mundo del artista africano, exprime el vínculo primal con la naturaleza y con sus vivencias esenciales: éxtasis, terror, presencia de la muerte, misterio, sensualidad, violencia, maternidad y sentido de lo sagrado.

Las expresiones zoomórficas son frecuentes en las máscaras. Los rostros en madera vienen, a veces, combinados con figuras de animales como el tigre, la serpiente, el cocodrilo, la jirafa, el ciervo, etc.

Los estudios de psicología arquetípica revelan en el Arte Africano las imágenes eternas: la madre, el médico brujo, la diosa de la fecundidad, el guerrero, las divinidades del bien y del mal, las potencias del sexo y del erotismo.

El sentido del mundo como expresión de lo sagrado emerge en las máscaras, en las esculturas, en los cantos, en la música de percusión y en las danzas. Así, las artes no están separadas entre sí, pertenecen a un cosmos.

El Arte Africano, se genera a partir de percepciones y sensaciones de fondo cenestésico y su expresión es el esquema final de un estado interior natural y sin pretextos. El Arte Africano tiene un componente mágico. Es una especie de iconografía del alma. En el fondo, es la expresión de lo sagrado humano.

¿Cómo hacer la conexión con el Alma Única, aquella que nos reconoce como parcela del todo?

¿Cómo crear la unidad en la diversidad y reproducir los patrones arquetípicos del cosmos?

Estas son las interrogantes que se plantean a menudo los artistas. Podríamos decir que ciertas esculturas en madera: máscaras, tapices, danzas y músicas africanas, responden a una estética absoluta.

El Arte Africano y el Arte Afrobrasilero no constituyen sólo expresiones locales de interés antropológico, pertenecen al arte universal.

El Arte Africano esta ligado a la cenestesia corporal. Posee un carácter numinoso, proyecta fuerzas transcendentes, una aprobación hiperestética de la vida y de la muerte. El Arte Africano es expresión de lo íntimo humano, no un sutil juego visual. Son obras anónimas, el artista, es expresión de la tribu, la realidad del alma no pertenece a nadie.

 

La génesis creativa

Vida y calor que conduce nuestra existencia.
Las voces silenciosas de las máscaras y esculturas
africanas emergen de vivencias primordiales,
proviene de la experiencia vital,
el espacio es ilimitado como la vida,
no es realista,
proviene de patrones inconscientes.

 

 

Caractéristicas de la Estética Africana

El tema central del Arte Africano es el ser humano.

Hay una fuerte identificación con los animales que se manifiesta en las máscaras y esculturas zoomórficas.

La génesis estética es “vivencial” y no racional ni visual.

La forma de las esculturas corresponde a estructuras interiores y a experiencias concretas (como la maternidad o el trabajo) y no a relaciones visuales abstractas o espaciales.

La síntesis formal es de una extrema pureza; los ritmos son funcionales. Las obras se realizan bajo fuertes exigencias estéticas y no se trata de un mero sincretismo.

Las máscaras tienen frecuentemente objetivos rituales.

Hay “estilos” característicos de ciertas regiones pero, más allá de esta especificidad étnica, poseen por lo general, un carácter arquetípico.

En muchas culturas, la mujer es asociada a la maternidad y al culto de la fertilidad.

El Arte Africano se genera en el presentimiento de la “sacralidad de la vida”.

Hay máscaras, fetiches y esculturas que poseen un sentido mágico. Su objetivo es conjurar el mal y proteger a la comunidad de los peligros y enfermedades.

En muchas máscaras se representa el ideal de belleza femenina. Las “Venus” africanas, son diferentes a las occidentales; tienen un carácter simbólico relativo a los atributos universales de lo femenino.

Las máscaras africanas no son realistas. Son estilizaciones y expresiones de emociones básicas.

Algunas obras tienen un carácter onírico, sino en forma de desafíos mágicos (superposición de rostros, expresiones zoomórficas, terror cósmico).

El Arte Africano expresa la interacción del hombre con las fuerzas vitales del universo; los artistas son generalmente anónimos, viven con los sentidos abiertos a lo inmediato - eterno.

El proceso creativo en el arte primitivo, pone en evidencia una visión diferente a la occidental y oriental; es expresión de lo originario.

La morfogénesis se genera en la vivencia y posee la fuerza de quienes viven en las fuentes de la vitalidad del mundo.

 

Las máscaras y esculturas de Otavio
Francisco dos Santos

Otavio es un artista de Arte Africano, que vive en Bahía (Brasil), profundamente inspirado en el arte de sus ancestros.

Puede considerarse el escultor de Arte Africano más importante de Brasil. Sus obras se exponen en Museos latinoamericanos, de Estados Unidos y Europeos.

Las Máscaras y Esculturas de Otavio dos Santos tienen una continuidad tradicional con el arte de Daomé y Nigeria y de las religiones del África Negra que arribaron a Brasil en el Candomblé y sus Orixás.

Desde el punto de vista antropológico, es de extraordinario interés observar como la herencia creadora de África, pudo aparecer en Brasil con todo su simbolismo y vitalidad originarios.

Pero, lo más importante es el aporte de Otavio al Arte Universal. Estas obras poseen un nivel estético de gran valor. Todas las características de la estética africana se conservan en estas esculturas en su originario significado, sin contaminación con las estructuras y formas del arte occidental.